La voz es un elemento importante de la comunicación  no sólo cuando sirve de soporte al lenguaje, considerado frecuente e injustamente como el elemento que vehicula mayor información, sino cuando es tarjeta de presentación de la persona y refleja el yo más íntimo, individual e irrepetible, cuando se ve influenciada por situaciones físicas o psíquicas, algunas veces tan inconscientes que son las que aportan los niveles de comunicación más profundos.

La emisión de la voz es un fenómeno de enorme variabilidad. Aparte de las considerables diferencias existentes entre una persona y otra, en un mismo individuo la voz adopta múltiples aspectos. Una manera de aclarar esta profusión es clasificar las manifestaciones vocales desde cuatro puntos de vista, centrados sucesivamente en el instrumento vocal, en la expresividad de la voz, en las circunstancias de su utilización y, por último, en la intencionalidad de la persona y en el tipo de acción que de una manera más o menos consciente, emprende vocalmente.

Los trastornos de la voz cobran su importancia cuando el individuo concibe la alteración de éste parámetro vital que le causa sufrimiento o incapacidad para adaptarse al medio.

Terapia de la voz en Gijón